Body Positive MX

Descubre, Aprende, Comparte

Body Neutrality y Body Positive: Acuerdos y Diferencias
Blog

Body Neutrality y Body Positive: Acuerdos y Diferencias

Cuando ya estábamos aprendiendo a aceptar y amar nuestros cuerpos tal y como son, gracias al movimiento Body Positive, llega otra corriente de pensamiento con un enfoque ligeramente distinto sobre la relación que tenemos con el propio cuerpo: Body Neutrality. 

Se trata de un paradigma que también aboga por la aceptación, pero sin que ello implique el tener que amar como luce nuestro físico en todo momento. 

En este artículo te contamos qué es el Body Neutrality, cuáles son sus diferencias y acuerdos con el movimiento Body Positive, así como algunas de las ventajas que suponen ambos paradigmas. 

Quédate hasta el final para que descubras cómo reconectar con tu cuerpo de manera saludable. 

¿Qué es el Body Neutrality?

El Body Neutrality o la neutralidad corporal busca percibir el cuerpo como algo neutro. Aceptarlo como es, pero sin esa necesidad imperativa de amarlo a toda costa. 

Un pensamiento que, si bien no es totalmente contrario al Body Positive, intenta subsanar ese sentimiento de fracaso que sufren hombres y mujeres en el proceso de aceptar y amar su cuerpo. 

De esta manera, el Body Neutrality promueve el percibir nuestro físico como un elemento neutral. No tienes que odiarlo ni amarlo, simplemente te invita a aceptarlo y entenderlo como un medio que te permite conseguir numerosos objetivos en tu vida. 

Body Neutralitiy vs Body Positive

Todas las expectativas que nos planteamos en nuestra cabeza generan malestar cuando no conseguimos alcanzarlas. 

Amar tu cuerpo tal y como es, sin que te afecte el ruido exterior, constituye una tarea muy compleja que requiere un largo proceso de aceptación. Durante este camino se producen quiebres y frustraciones, dada la dificultad que tiene hacer este proceso en una sociedad que constantemente te habla de tu cuerpo. 

Incluso cuando el objetivo es hacer un cumplido, por lo general escuchamos frases como ‘’Estás más flaca, te ves genial’’. 

Todo gira en torno al cuerpo. 

Es por ello que, llegar al final de ese camino que has iniciado para aceptar y amar tu físico puede ser muy complicado. 

Con el objetivo de evitar esta frustración y sensación de fracaso cuando no conseguimos sentirnos del todo a gusto con nuestro cuerpo, nace el movimiento Body Neutrality. 

Las abanderadas de este paradigma buscan el equilibrio entre la negatividad histórica hacia el cuerpo, o más bien hacia los cuerpos diversos, y la positividad corporal que ha irrumpido en nuestra sociedad en los últimos años. 

Partiendo de la premisa de que nunca estaremos totalmente satisfechos con nuestro cuerpo, el Body Neutrality defiende la importancia de la aceptación, de manera general, más allá del físico. 

Semejanzas entre el Body Neutrality y el Body Positive

Tanto el Body Positive como el Body Neutrality son formas de pensamiento que buscan la aceptación de todos los cuerpos, el respeto a la diversidad de apariencias y el derecho a la visibilidad, el acceso y el reconocimiento social. 

Son movimientos que luchan contra el body shaming, la gordofobia y el fat talk, prácticas que generan numerosas consecuencias negativas en la salud física y emocional de muchos hombres y mujeres. 

Diferencias entre Body positive y Body Neutrality

El Body Positive pone su foco en el cuerpo. El pensamiento es aceptarlo para finalmente amarlo con sus ‘’virtudes’ y ‘’defectos’’. 

Sin embargo, es posible que no lleguemos a estar nunca satisfechos con nuestro físico, y mucho menos amarlo, o al menos, no en todo momento.  

Y esa imposibilidad de finalmente llegar a amar nuestro físico genera un proceso de autocrítica que nos hace sentir mal, ya no solo con el propio cuerpo, sino también con nuestras capacidades emocionales. 

Por ello, el Body Neutrality viene a cambiar esta perspectiva de la positividad a un pensamiento mucho más neutral. Ver el cuerpo como un medio que nos permite estar en este mundo y vivir un montón de experiencias. 

De esta forma, aprendemos a valorarnos por lo que somos como personas y no por cómo lucimos. 

En resumen, la diferencia entre ambos pensamientos es la siguiente: 

Body Positive: ‘Mi cuerpo es hermoso y eso me hace sentir bien’. 
Body Neutrality: ‘Mi apariencia no influye en cómo me siento’.

Ningún paradigma es mejor o peor que el otro. Todo depende de cual es el pensamiento que a ti te funciona para estar bien contigo misma, ya sea si amas tu cuerpo como es o si no determina en lo absoluto tu estado emocional. 

Ventajas del Body Positive y el Body Neutrality

Ambas corrientes de pensamiento nos ayudan a construir una relación saludable con nuestro cuerpo. 

Dejamos atrás las críticas negativas, los cumplidos disfrazados y el otorgarle el poder sobre nuestra satisfacción personal a otros. 

Damos paso a la aceptación, el respeto a la diversidad y la percepción saludable (positiva o neutral) sobre cómo nos vemos frente al espejo. 

En ambos casos, el proceso de aprendizaje es complejo y muy personal, pues cada quien lo debe vivir a su ritmo, tomándose el tiempo que estime conveniente. 

Incluso hablamos de un proceso que probablemente no tenga un final, pues está bien no sentirse del todo a gusto sobre como nos percibimos en cada momento. 

Asimismo, estos paradigmas suponen numerosos beneficios sociales que favorecen la visibilización de la diversidad y facilita el reconocimiento de todos los cuerpos. 

Aunque estas transformaciones a gran escala parten de la aceptación personal en primer lugar. 

Cuéntanos, ¿conocías el movimiento Body Neutrality? ¿Qué opinas de este paradigma?